Investigar para avanzar

Determinar el impacto de la COVID-19 en la salud mental de la ciudadanía es una prioridad
Dra. Susana Ochoa Güerre
Dra. Susana Ochoa Güerre
Coordinadora de la Unidad de Investigación
Parc Sanitari Sant Joan de Déu
Mireia Félez Nobrega
Dra. Mireia Félez Nobrega
Investigadora posdoctoral. Grupo de investigación: Impacto, riesgo y prevención de trastornos mentales
Parc Sanitari Sant Joan de Déu
Este contenido no sustituye la labor de los equipos profesionales de la salud. Si piensas que necesitas ayuda, consulta con tu profesional de referencia.

Quizás nunca como ahora había sido tan importante investigar sobre el estado emocional de la ciudadanía. Es especialmente relevante porque esta pandemia tiene muchas implicaciones cuando hablamos del impacto que tiene o tendrá en la salud mental de las personas en todo el mundo. Además, la pandemia actual está íntimamente ligada a la incertidumbre y a una más que probable crisis social y económica. Han pasado meses desde que la COVID-19 irrumpió en nuestras vidas y apenas sabemos qué significará en términos de sus efectos psicológicos, sociales y costes económicos derivados.

Cuando estalló la crisis, la comunidad científica se activó rápidamente para realizar estudios en los que se recoge información durante el confinamiento, en la desescalada y a largo plazo para poder determinar a qué nivel la COVID-19 está afectando al bienestar de la población en general y a distintos colectivos vulnerables como los y las profesionales de la salud, las personas mayores, las personas con enfermedades crónicas, las personas en riesgo de exclusión social, etc.

«Hemos encontrado un aumento significativo de síntomas emocionales y de conducta en niños y adolescentes durante el confinamiento»

Dra. Esther Via Virgili

Empezamos a conocer resultados preliminares y hemos querido tomar el pulso a esos primeros datos. A su vez, es de especial relevancia conocer qué líneas de investigación en salud mental se están actualmente trabajando de forma transversal,  ya que sin la investigación no será posible saber dónde hay que poner el foco, qué recursos se van a necesitar y qué estrategias se pueden implementar para tener un sistema de salud más robusto y preparado para posibles futuras crisis.

Foto creada por freepik - www.freepik.es

Temas
Confinamiento
COVID-19
Duelo
Síntomas
Colectivos
Ciudadanía
Profesional de la salud
Persona atendida
Dra. Susana Ochoa Güerre

Dra. Susana Ochoa Güerre

Coordinadora de la Unidad de Investigación
Parc Sanitari Sant Joan de Déu

Doctora en psicología.

Mireia Félez Nobrega

Dra. Mireia Félez Nobrega

Investigadora posdoctoral. Grupo de investigación: Impacto, riesgo y prevención de trastornos mentales
Parc Sanitari Sant Joan de Déu
Publicación
15 de Diciembre de 2020
Última modificación
15 de Diciembre de 2020

Destacamos

Investigación salud mental
Hacia una nueva normalidad

La investigación en salud mental y COVID-19

Investigación salud mental

La investigación en salud mental y COVID-19

Joan Alvaros
Entrevista

«Es fundamental que la salud mental se introduzca en espacios no sanitarios»

politicas salud mental
Hacia una nueva normalidad

Las políticas de salud mental en el mundo

Jaume Funes Artiaga
Entrevista

«Ocuparse de los adolescentes es educar miradas»

Dr. Bellon
Entrevista

«Las intervenciones breves en atención primaria son efectivas en la prevención de la depresión»

población
Artículo

Evaluar el impacto de la COVID-19 para poder actuar sobre estrategias de salud pública

El proyecto COM-COVID permitirá saber cuál ha sido el impacto de la pandemia en el bienestar emocional y la economía familiar
estudios sobre ansiedad y depresion
Artículo

Cómo nos afecta la pandemia

Y qué podemos hacer para evitarlo.
Dr. Giovanni di Girolamo
Entrevista

«Hay que ser muy cautos antes de celebrar el uso de las herramientas digitales como un gran avance en salud mental»

servicios de salud mental
Blog

La Organización Mundial de la Salud alerta del impacto de la COVID-19 en los servicios de salud mental

La pandemia ha frenado la atención a la salud mental en el 93% de los países