Pregunta al experto

Los trastornos de la conducta alimentaria en la edad adulta

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) no afectan únicamente a los adolescentes. Pueden aparecer en cualquier momento de la vida y es importante detectarlos y recibir la atención profesional adecuada. Además, no es cierto que con la edad desaparezcan los síntomas o el malestar asociado a estos trastornos, por ello es necesario que tanto las personas afectadas como las familias estén atentos a síntomas de recaída o de sospecha de la aparición de un TCA, sea cual sea la edad de la persona. En esta sesión queremos prestar atención a los trastornos de la conducta alimentaria en la edad adulta, resolviendo todas las dudas que tengas.
José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno
Enfermero especialista en salud mental. Supervisor de la Unidad de trastornos de la conducta alimentaria de Sant Joan de Déu Numància
Parc Sanitari Sant Joan de Déu
Marta Tena Briceño
Marta Tena Briceño
Persona con experiencia en TCA. Fundadora y presidenta
Cómete tus miedos
Expertos
José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno
Enfermero especialista en salud mental. Supervisor de la Unidad de trastornos de la conducta alimentaria de Sant Joan de Déu Numància
Parc Sanitari Sant Joan de Déu
Marta Tena Briceño
Marta Tena Briceño
Persona con experiencia en TCA. Fundadora y presidenta
Cómete tus miedos

¡Consulta las respuestas!

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

No. Un trastorno de la conducta alimentaria en edad adulta puede aparecer sin que se haya sufrido de joven. Este tipo de trastornos pueden aparecer a cualquier edad. Lo que sí es habitual es que la edad de inicio se sitúe en la adolescencia ya que es la etapa de mayor riesgo para presentar estos trastornos.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

No es lo habitual, pero sí, pueden darse algunos casos. En muchos de los casos que debutan a partir de los 30 años encontramos un patrón de personalidad similar en cuanto a perfeccionismo, autoexigencia, baja autoestima o impulsividad, que, si bien no llegaron nunca a requerir la solicitud de ayuda profesional, en el paso de la adolescencia a la adultez, cuando observamos el contexto encontramos patrones alterados de alimentación, de relación y de ejercicio físico que se apuntan como factor de riesgo de poder debutar en algún momento como un TCA.

Marta Tena Briceño
Marta Tena Briceño

Las causas de que aparezca un TCA en adultos son las mismas que en los jóvenes: falta de autoestima, falta de habilidades sociales, un entorno social muy centrado en lo físico.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

No hay diferencia en las causas, tanto si se es adolescente como adulto. Los trastornos de la conducta alimentaria no se deben a una única causa, existen factores individuales, sociales y familiares que pueden ocasionarlos. Hay personas con más vulnerabilidad hacia determinados factores de riesgo que pueden acabar desarrollando el trastorno, pero este siempre es multicausal, pudiéndose sumar varias causas como puede ser la predisposición genética, la respuesta desadaptativa a una situación de grave estrés, pérdidas de familiares, situaciones de bullying, acoso o abuso físico, psicológico o sexual, etc.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

Los factores de riesgo son los mismos que en la edad joven, incluso podríamos decir que no debemos trivializarlos y, si bien en el recorrido de la adolescencia no nos han supuesto un problema, no debemos dejar de tenerlos presentes y pensar que ya no nos afectarán. Estos riesgos son, por ejemplo: realizar dietas sin supervisión profesional, exponer el cuerpo de forma continuada buscando la perfección, utilizar las redes sociales en apología al TCA, no hablar de los problemas emocionales o relacionales, dar por normales conductas impulsivas o mantener unos hábitos poco saludables de descanso, alimentación y ejercicio físico.

Marta Tena Briceño
Marta Tena Briceño

La recuperación es posible con un buen tratamiento, una buena predisposición y con mucha lucha contra uno mismo. Se puede decir que al ser adultos es más difícil porque en general se suelen llevar más años con el TCA y los hábitos están más marcados. Por eso cuesta más quitarlos y poner unos saludables, aunque eso no quita que esos hábitos se puedan cambiar.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

Sí. La mayor probabilidad de éxito de curación está relacionada con la detección precoz del trastorno, no dejándolo perdurar en el tiempo, y con el hecho de ponerse en tratamiento psicoterapéutico y psicofarmacológico especializado lo antes posible. Puede aparecer en la edad adulta, pero si el tiempo de evolución del trastorno ha sido poco desde que se inicia el tratamiento, estos casos tienen una probabilidad de recuperación igual al de una persona joven situada alrededor del 70-80%.

Marta Tena Briceño
Marta Tena Briceño

Sí, el porcentaje de casos es el mismo que se da en edades más jóvenes. Un 90% de personas afectadas son mujeres y un 10% son hombres.

Marta Tena Briceño
Marta Tena Briceño

El TCA puede venir como forma de lidiar con esos problemas de manera silenciosa. Al no saber cómo actuar, la mente te puede llevar a tener un trastorno de conducta alimentaria.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

No hay estudios que relacionen directamente el TCA con una situación de violencia machista, pero sí que podemos observar en algunos casos de TCA, dentro de la multicausalidad, la presencia de abusos y maltratos, ya sean físicos, psicológicos o sexuales, que la persona no ha sabido o podido gestionar de manera adaptativa, y para los que no ha solicitado ayuda. Por tanto, ha quedado atrapada en una respuesta patológica a estos problemas, en este caso, a través de un trastorno de la conducta alimentaria.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

El primer paso es acudir a tu centro de atención primaria. En estos centros, tu médico y enfermera de referencia podrán valorar tu caso y derivarte a los centros especializados en trastornos de la conducta alimentaria para la confirmación de un posible diagnóstico si fuese el caso. Al mismo tiempo te podrán ofrecer a tí y a tu familia toda la información importante que debéis conocer acerca de los trastornos alimentarios y las recomendaciones en cuanto a señales de alarma y cómo controlar los síntomas hasta recibir tratamiento especializado.

Lo importante es buscar ayuda especializada y compartir el problema con el entorno de confianza en quien puedas apoyarte. Aceptar que tenemos un problema y dejarse guiar por los profesionales especializados es el primer paso hacia la recuperación.

Marta Tena Briceño
Marta Tena Briceño

El tratamiento depende de la fase en la que se encuentre la persona afectada de TCA. Si lleva muchos años, muchos tratamientos y ya le han diagnosticado una cronicidad, entonces el tratamiento se enfocará en la calidad de vida. Sin embargo, si es algo nuevo, hay que tratarlo para evitar que se cronifique.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

Hay que diferenciar un TCA adulto de un TCA crónico. Algunos autores apuntan que se considera que el TCA es crónico cuando hay 7 años seguidos de trastorno con múltiples recaídas y sin remisión total de síntomas; sin embargo, la aparición cada vez más temprana del trastorno y la gravedad de los casos hacen necesarios tratamientos de más larga duración que superan incluso los 10 años, combinando periodos de hospitalización, con control ambulatorio, hasta conseguir su recuperación total y evitar la cronicidad. Pero es cierto que, en edad adulta, si la evolución del caso supera los 7 años, podemos apuntar hacia tratamientos que apuntalen la máxima calidad de vida aun persistiendo el problema.

Aquí quiero señalar dos aspectos que me parece importante separar de la cronicidad. El primero es que no por ser crónico debemos perder la esperanza de curación. A veces el término nos ata a la idea de que nunca nos recuperaremos y, aunque en cierto modo así sea, conviene no pensarlo así ya que esto nos lleva al segundo aspecto que os quería comentar, que es pensar en cronicidad como imposibilidad de tener una vida plena.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

El tratamiento del TCA depende más de la evolución y el tiempo que lleve el trastorno que de la edad de la persona. También dependerá de los recursos de apoyo, tanto los del entorno como los propios de la persona, que faciliten o compliquen los tratamientos sugeridos e individualizados a aplicar.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

Los tratamientos de los TCA en adultos son individualizados y de intervención multidisciplinar. Aunque existen guías clínicas con pautas comunes dependiendo del tipo de trastorno alimentario, cada tratamiento debe ser individualizado ya que el mismo tratamiento puede ser eficaz en una persona, pero no válido en otra con el mismo trastorno. Para elaborar los tratamientos se tienen presentes los recursos de entorno y de la propia persona con una mirada holística donde intervienen varios profesionales que establecen un plan terapéutico individualizado.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

La negativa al ingreso en una persona adulta con un trastorno de la conducta alimentaria acostumbra a responder a dos supuestos:

El primero, la falta de conciencia de la enfermedad y de su gravedad. En este sentido es muy importante hacer una valoración de los riesgos de la enfermedad y las posibilidades de hacer tratamiento ambulatorio si no hay riesgo vital para la persona. Aquí podrán seguir ayudándole hasta conseguir vínculo, aceptación del problema y estrategias de tratamiento para su recuperación. Si existe riesgo vital, se valora el ingreso involuntario por los especialistas que le atienden, ya sea vía urgencias o desde los mismos servicios de consulta externa especializada, el cual será ratificado por el forense y juez, que harán el seguimiento del caso en coordinación con los terapeutas del centro donde ingrese.

El segundo supuesto es cuando existe una ideación suicida porque la persona ha perdido toda esperanza de recuperación. Estos casos acostumbran a estar acompañados de la comorbilidad con un trastorno depresivo, el cual debe ser tratado en paralelo al trastorno de la alimentación para su recuperación. En cualquier caso, actuaremos como en el primer supuesto y se cursará el ingreso involuntario para salvarle la vida.

Es muy importante en ambos casos tener una escucha comprensiva y empática, no juzgar ni culpabilizar a la persona con discursos moralizadores de lo que está bien y mal.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

Las garantías de éxito no dependen de la edad, sino de otros factores como los recursos del entorno de la persona (especialmente el apoyo familiar), el tiempo de evolución del trastorno (cuanto más corto mejor), los recursos personales para aceptar el problema y el cumplimiento de los tratamientos sugeridos por los expertos (psicoterapia y psicofarmacológicos).

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

El tiempo de evolución del trastorno puede afectar en la complejidad para tratarlo y hace que las terapias se alarguen en el tiempo, pero no son el único factor para hacer que un caso evolucione más o menos rápido hacia la curación. Existen otros factores que pueden conllevar una mala evolución como, por ejemplo, la falta de apoyo familiar, la exposición continuada a factores estresantes, o factores intrínsecos propios de la persona como la comorbilidad con otros problemas de salud mental.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

Los riesgos de perdurar mucho tiempo el trastorno son tanto físicos como psicológicos. En el plano físico, estamos hablando de problemas cardiovasculares, como la bradicardia, que en su mayor gravedad podrían llevar a la parada cardíaca, osteoporosis, problemas bucodentales, irritación crónica de la garganta, infertilidad, hipertensión, colesterolemia, inflamación de las parótidas. En el ámbito psicológico, hablamos de sentimiento de tristeza continuada, pudiendo llevar a una depresión, ansiedad continuada, irritabilidad permanente, inseguridad, baja autoestima, distorsión del pensamiento o alteraciones conductuales, entre otros menos prevalentes.

Marta Tena Briceño
Marta Tena Briceño

Sí, es un tema importante. Cuánto más tiempo estés con el trastorno, mayor es el riesgo de que se cronifique. Teniendo en cuenta que el tiempo medio de recuperación son seis años, no hay que angustiarse si nos cuesta; es un tratamiento a largo plazo y que se consolida poco a poco en la persona afectada. Como he indicado antes, consiste en crear hábitos nuevos, intentar cambiar los que no son sanos y nos hacen estar con el TCA. Por eso es tan importante salir fuera de la zona de confort, hacer cosas que nos resulten incómodas y que al principio no nos van a gustar y vamos a evitar. Son esas cosas las que van a determinar nuestro bienestar en el futuro. Todo cambio comienza con un momento de insatisfacción, estar incómodos y retos que poco a poco vamos superando.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

Las recaídas suelen estar presentes en mayor o menor grado en todos los procesos de recuperación del trastorno. El equipo multidisciplinar enseñará a la persona estrategias para saber detectar las señales de inicio de una posible recaída. Se aprende, poco a poco, a tomar conciencia de ellos y saber cómo actuar cuando aparecen sin llegar a suponer una angustia permanente y miedo constante a recaer. Llega el día que no se piensa en las recaídas, sino que te anticipas a ellas y las evitas recibiendo la ayuda en el momento justo. Aprendes que cada recaída fue un avance y un aprendizaje que nos hacen más fuertes en el camino de la recuperación.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

Los antipsicóticos pueden ser fármacos de elección principalmente para tratar la ansiedad y las alteraciones conductuales subyacentes con el trastorno. No es necesario presentar psicosis para que tu terapeuta te indique usarlos, éstos fármacos también son eficaces frente a otros síntomas como la ansiedad, las alteraciones conductuales o la distorsión del pensamiento, siendo incluso los fármacos de elección dependiendo de cada caso. También hay que tener presentes la comorbilidad de otros posibles trastornos de salud mental con el TCA que pueden hacer necesaria la ayuda de la psicofarmacología para resolverlos.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

No. La cronificación de un TCA depende más de la respuesta a los tratamientos sugeridos que no de la edad. Incluso en una persona adulta pueden existir recursos personales y de apoyo del entorno que favorezcan una rápida respuesta favorable al tratamiento.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

Siempre debemos tener una mirada de esperanza y fortaleza hacia el trastorno, aunque sin perder de vista la gravedad del caso, ya que sabemos que hasta un 5% de las personas con anorexia nerviosa pueden fallecer a causa de los efectos de la enfermedad. Sabemos que entre un 70-80% se recuperan plenamente y, aunque un 20-30% se puedan cronificar, se consigue llevar un día a día con aceptable calidad de vida.

Marta Tena Briceño
Marta Tena Briceño

Un trastorno de alimentación desaparece cuando puedes hacer vida normal: quedadas sociales sin cancelaciones, comidas sin horarios ni sobrepensar, sin medicación (aunque puede que esto se quite un poco más adelante, ya que es posible tener síntomas depresivos tras un TCA, es una secuela).

Sabemos que no está cuando hemos recuperado la energía que teníamos, cuándo una comida no nos condiciona un plan, cuando no miramos un menú de un restaurante antes de ir para ver qué podemos comer, etc.

Aunque hay que tener en cuenta que, en la vida, tengas o no un problema de salud mental, siempre hay momentos de bajón, y tener uno de esos momentos no significa no estar recuperado.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

Varios autores afirman que la recuperación total ocurre cuando pasan cinco años con una remisión total de todos los síntomas físicos y psicológicos, cuando la persona recupera su funcionalidad vital y social. Siempre será en consenso de todo el equipo terapéutico, persona y familia.

Marta Tena Briceño
Marta Tena Briceño

Hay que focalizar la mente en otro asunto: distraerte y hacer cosas que llenen tu día. Además, cuando llegan estos pensamientos, es importante preguntarse: ¿necesito energía para hacer esto? ¿Es verdad esto que pienso? La comida es un medio para poder llevar una vida saludable y tener fuerzas para lograr nuestros objetivos. Si lo vemos muy negro, otra opción es comentarlo con alguien cercano que no tenga un TCA y escuchar su punto de vista.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

A través de la psicoterapia te dan estrategias para hacer frente a estas situaciones, por ejemplo, llevando tu mente minutos antes a lugares placenteros para tí que te dan fortaleza y te liberan de la presión de ese momento. En ocasiones la ansiedad puede ser tan fuerte que necesites ayuda de psicofármacos que te ayuden a regular tu mente y darle otro pensamiento no recurrente en la alimentación o el movimiento compensatorio; en otras palabras, relajando el cuerpo, relajas la mente. Los psicofármacos son como la muleta para alguien que se recupera de una fractura, los tendremos por un tiempo corto indispensable y luego se retirarán.

Marta Tena Briceño
Marta Tena Briceño

Teniendo en cuenta que estamos en recuperación, lo ideal es llevar una vida lo más normal posible, y eso también hace que tengamos más ganas de recuperarnos. Por eso, dependiendo de la fase en la que estemos y conforme avanzamos en la recuperación va aumentando la vida normal. Por ejemplo, si el TCA no nos permite hacer un curso entero de universidad no pasa nada por dejarse unas asignaturas, y conforme el tratamiento vaya dando frutos estaremos más fuertes para cogerlas todas y eso también nos tiene que animar.

Es importante tener en cuenta nuestras limitaciones y no forzar si sabemos que hay ciertas cosas o ciertas situaciones a las que no llegamos. En resumen, escucharnos.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

Sí, entendiendo que hay exposiciones que debemos evitar, exposiciones a determinadas conversaciones (especialmente alimentación, imagen corporal y ejercicio físico). Debemos centrarnos en fortalezas que nos hagan sentir bien. En ocasiones podemos pensar que ya no podemos hacer esto o lo otro, porque cognitivamente estamos tristes, sin ganas y hemos perdido ilusión, pero hay que repetirse que no es así, que puedo recuperar aquello en lo que era bueno/a y me hacía feliz y bien, y esforzarme y focalizarme en eso y poco a poco recuperar el control de una vida saludable.

Marta Tena Briceño
Marta Tena Briceño

Una de las cosas que más ayuda es explicar lo que sientes, así haces que los demás empaticen contigo y estás más a gusto en el ámbito social. Además, contar las cosas que te preocupan siempre va bien para desahogarte y relativizar.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

Yo diría que es el ABC de la psicoterapia. Solo comentándolo con las personas de confianza empieza el camino hacia la aceptación y la recuperación. Los problemas salen de tí, se hacen más livianos al compartirlos y dejan de ser una carga insoportable que es como si llevaras una mochila llena de piedras que poco a poco te apaga y no te deja avanzar. Explicar los problemas también te empodera y tomas las riendas sobre ellos para empezar a resolverlos.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

Existen diversas estrategias psicoterapéuticas que te pueden ayudar a cambiar estos pensamientos, y un día te mires al espejo y digas «es suficiente», y a partir de ahí descubras cómo quererte en el cuerpo que tienes. Tu autopercepción viene impuesta por diferentes factores, tu propia personalidad, quizás muy exigente, quizás baja autoestima, una influencia social de cánones determinados de cuerpos perfectos y otros factores que hay que estudiar para dar la mejor respuesta. El psicoterapeuta sabrá guiarte en los ejercicios más acordes con estos factores para que puedas superarlo.

Marta Tena Briceño
Marta Tena Briceño

Sí, es normal pensar que sin el TCA ya no eres nada. La cuestión es que ese sentimiento no es real. Caes en un TCA en parte porque no sabes quién eres ni qué quieres y el exceso de estímulos externos te hacen confundirte. La recuperación es buscar esa identidad fuera del TCA y hacerte fuerte y seguir en ese camino: TÚ CAMINO.

Marta Tena Briceño
Marta Tena Briceño

¡Sí, pero eso también tiene que moverte para seguir adelante, recuperarte y volver a tu tú!

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

Sí, que tu cuerpo cambie es la ley natural de la vida que debes aceptar y debes saber adaptarte a los cambios en él. Puedes seguir disfrutando de la vida, e incluso diría que más, al ir adquiriendo experiencia; la clave es saber adaptarse y quererse.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

Las herramientas para cambiar pensamientos nocivos forman parte de la psicoterapia multidisciplinar que se aplica de forma individualizada. Se debe estudiar cada caso de forma individual a través de una exploración de mirada holística y detallada. Se registran fortalezas y debilidades de la propia persona, recursos y apoyos sobre los que se diseñan planes específicos y ejercicios personalizados. Por ejemplo, si encontramos, por encima de otras causas, un problema de baja autoestima y gestión emocional se propondrán ejercicios enfocados en estos dos problemas fundamentales. En otros casos, la propuesta puede ser separarse de un entorno nocivo y construir nuevos hábitos y patrones de relación saludables. Las herramientas dependen del estudio individualizado de cada persona.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

Ejercicio y alimentación acostumbran a ir de la mano, es decir, cuando te encuentres en un momento en que la relación con la comida sea tan buena que no requiere de supervisión por terceros, puede ser un buen momento para empezar el ejercicio físico siempre siguiendo unas pautas concretas de moderación y centrándote en el disfrute de la actividad y no en los resultados. Se aconseja comenzar de forma progresiva y con acompañamiento inicial de una persona de confianza que sepa frenar las conductas inadecuadas si se dan. Sin miedos, pero con prudencia.

Marta Tena Briceño
Marta Tena Briceño

En mi experiencia personal, tuve varios intentos de volver a hacer deporte durante la recuperación. Sin embargo, todos acabaron en obsesión y, por lo tanto, lo paré ya que sabía que no era sano. Es fácil identificarlo ya que, si tu sientes que haces deporte por compensar, si te sientes mal si no haces o si empiezas a verlo como una obligación, ahí hay algo que no está funcionando bien.

Marta Tena Briceño
Marta Tena Briceño

Los atracones suelen ser, en la mayoría de los casos, consecuencia de una restricción previa. Por lo que es bueno tener pautadas las 5 comidas del día, no saltarse ninguna y comer suficiente en todas para así evitar el atracón que vendría si no nos alimentamos bien del todo.

Marta Tena Briceño
Marta Tena Briceño

Las ganas de dulce vienen al haber dejado al cuerpo sin alimento o sin el alimento suficiente para un día a día normal. Eso hace que necesitemos más glucosa y el cuerpo nos la pide en forma de dulce, hidratos, etc. Con un buen tratamiento y una buena alimentación esas ganas de dulce continuo se acaban yendo.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

Los riesgos se producen por la desnutrición, que en este caso se ven agravados ya que los nutrientes, que ya son escasos, deben dividirse para el feto y para la madre. Los problemas para el feto pueden ir desde parto prematuro, malformaciones o incluso el aborto, y para la madre los riesgos propios de la anorexia se verán aumentados e incluso, debido al sobreesfuerzo del cuerpo de intentar llevar a término el embarazo, se pueden producir compromisos generalizados de todo el cuerpo que pongan en peligro la vida de la persona. Los nutricionistas, médicos y enfermeros saben plantear las mejores dietas a seguir, pero debemos garantizar las ingestas completas de las mismas. También se sugieren controles analíticos para conocer de forma objetiva el estado de la madre y el feto e incluso hospitalizaciones si se da la necesidad.

Marta Tena Briceño
Marta Tena Briceño

No hay que presionarla. La persona se acabará dando cuenta ya sea por cambios en su estado de ánimo, por su falta de ganas de quedar con amigos o porque no tendrá energía para hacer nada.

Sí podemos ayudarla en el ámbito emocional, comunicándonos con ella y viendo qué le pasa, siempre recordando que los problemas con la comida son la punta del iceberg.

José Miquel Ortiz Moreno
José Miguel Ortiz Moreno

Esta pregunta es clave ya que solo con el reconocimiento de que se tiene un problema y la aceptación de ayuda se inicia el camino de la recuperación. Nos gustaría tener una varita mágica con la que saber qué decir en cada momento para que la persona abra los ojos y vea los problemas y la gravedad de los mismos, pero muchas veces, digamos lo que digamos, no conseguimos que la persona cambie su actitud. Y es en este punto cuando te desesperas, te sientes impotente o incluso sientes rabia, que te puede llevar a culparte o a culpar a la propia persona o a otros allegados de lo que sucede. Estas actitudes son las que debemos evitar; es muy importante tener una escucha comprensiva y empática, que no juzguemos ni culpabilicemos a la persona con discursos moralizadores de lo que está bien y mal, con frases como las siguientes: «¿No te das cuenta del daño que te estás haciendo y nos estás haciendo a los demás?», «Estás en la flor de la vida. Con lo inteligente que eres, ¿no ves que así vas a acabar fatal? Sola, sin amigos… ¿Es lo que quieres?», «Necesitas tocar fondo para darte cuenta, ¡cuando ya sea tarde!», «No te das cuenta de lo delgada/o o gorda/o que estás».

Acércate con mucha paciencia, empatía y, desde la preocupación sincera, muéstrale que estás presente e insiste, pero con tono suave y pausado. Muéstrale que quieres ayudarle, porque la conoces y no acabas de verle bien, por cambios de humor, sensación de que pueda estar sufriendo… (sin hacer referencia al cuerpo). Ten paciencia, solo escucha, espera los momentos en que la persona se abra a ti, ya que esto no sucede de un día para otro.

Lo importante es buscar ayuda especializada y compartir el problema con el entorno de confianza en quien puedas apoyarte.

Marta Tena Briceño
Marta Tena Briceño

Es importante tener mucha comunicación, comprensión, amabilidad. Intentar no presionar, escuchar. En resumen, no centrarse en el problema con la comida, ya que eso creará ansiedad, angustia y agotará a la persona afectada. 

Marta Tena Briceño
Marta Tena Briceño

En función de cómo se encuentre y de la edad que tenga, es importante que viva con alguien. Si vive solo y no le queda otra opción, es importante que su terapeuta le supervise y que esa persona se haga cargo de su tratamiento: eso le hará más fuerte y tendrá una recuperación más sólida, pero para eso debe tener conciencia de enfermedad y ganas de recuperarse.

Este contenido no sustituye la labor de los equipos profesionales de la salud. Si piensas que necesitas ayuda, consulta con tu profesional de referencia.
Publicación: 3 de Marzo de 2022
Última modificación: 30 de Agosto de 2022
Colaboran
Departament de Salut