Cómo nos afecta la pandemia

Y qué podemos hacer para evitarlo.
Dr. Joaquim Radua Castaño
Dr. Joaquim Radua Castaño
Leader del Imaging of Mood- and Anxiety-Related Disorders (IMARD) group
Institut d'Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer (IDIBAPS)

La pandemia, las medidas de confinamiento y sus múltiples consecuencias pueden provocarnos fácilmente ansiedad y depresión. Para afrontar estos síntomas, los organismos de salud proporcionaron algunas recomendaciones, como no escuchar repetidamente noticias sobre la pandemia (CDC 2020). Sin embargo, estas recomendaciones se basaban en estudios previos sobre experiencias diferentes de la crisis actual de coronavirus. Para conocer qué efectos psicológicos nos provoca la pandemia, así como para saber qué podemos hacer para mitigarlos, necesitamos nuevos estudios realizados expresamente para tal fin.

En el momento actual ya se han publicado algunos de estos nuevos estudios. Por ejemplo, durante el confinamiento de abril, realizamos una encuesta por internet a cinco mil personas para evaluar el grado de ansiedad y depresión, así como la frecuencia con que los participantes realizaban varias conductas cómo seguir una rutina o mantener una dieta equilibrada (Fullana, Hidalgo-Mazzei et al. 2020).

Dos terceras partes reportaron síntomas de ansiedad o depresión, mostrando el estrago de la pandemia COVID-19 en la salud mental. Afortunadamente, también observamos que había unas cuantas conductas simples que parecían proteger de estos síntomas, por lo que podrían ser recomendaciones para ayudar a la población a afrontar esta crisis. Por ejemplo, seguir una dieta saludable y no leer noticias sobre COVID-19 demasiado a menudo estaban asociados a niveles bajos tanto de ansiedad como depresión. Y seguir una rutina y aprovechar para dedicarse a hobbies también estaban asociados a niveles bajos de depresión.

Otra encuesta en China encontró que el uso de conductas de afrontamiento se asociaba a menos problemas de salud mental (Guo, Feng et al. 2020), y aún otra encuesta en Polonia encontró que la ansiedad puede mediar la relación entre la amenaza de COVID-19 y conductas de afrontamiento (Cypryanska and Nezlek 2020).

Sin embargo, las conclusiones de estos estudios y el nuestro deben tomarse con precaución, debido a algunas limitaciones metodológicas. Por ejemplo, sólo «correlacionan» la frecuencia de ciertas conductas con los niveles de ansiedad y depresión, por lo que no podemos decir «si fue primero el huevo o la gallina». Podría ser que cuando alguien lee muchas noticias sobre la COVID-19, las noticias vayan poniéndolo nervioso, y entonces nosotros detectemos que las personas que leen muchas noticias sobre la COVID-19 presentan más ansiedad. Pero podría ser que fuera justo al revés. Podría ser que cuando alguien está nervioso pensando en la COVID-19, decida leer más noticias para intentar calmarse, y entonces nosotros detectemos que las personas con más ansiedad leen muchas noticias sobre la COVID-19.

Actualmente ya se están desarrollando algunos estudios que quieren superar esa y otras limitaciones. Les presentaré dos. El primero es un estudio internacional para conocer cómo la pandemia afecta a nuestra salud física y mental. El segundo es un estudio que realiza evaluaciones periódicas a las mismas personas para así constatar qué cambios conductuales se acompañan posteriormente de cambios en ansiedad o depresión (y no qué cambios de síntomas se acompañan posteriormente de cambios conductuales). Ambos estudios se dirigen a la población general, es decir, a todos nosotros. Y creo que ambos estudios serán importantes, el primero debido a su tamaño, y el segundo debido a su cuidadoso seguimiento.

El estudio «COH-FIT: Cómo la pandemia afecta a nuestra salud física y mental» es una gran encuesta online para identificar los factores de riesgo y protección para la salud física y mental durante la pandemia. Es una colaboración internacional muy grande, con más de doscientos investigadores y en la que ya han participado ciento quince mil personas de ciento cincuenta países diferentes, cifras que continúan subiendo cada día. La encuesta general es para adultos, pero también existen versiones adaptadas para niños y adolescentes, siempre con los correspondientes consentimientos.

El objetivo último del estudio es poder diseñar programas de prevención eficaces. El estudio también quiere estudiar el efecto moderador de variables demográficas, ocupacionales, conductuales, varios factores ambientales y contextuales, así como el efecto de los diferentes niveles de medidas de distanciamiento social. Cuando finalice la pandemia, se realizarán dos encuestas más, a los 6 y 12 meses.

Este estudio se coordina desde la Charité Universitätsmedizin de Berlín y la Universidad de Padua, y en España participan principalmente el Hospital General Universitario Gregorio Marañón, el Hospital Clínic de Barcelona / IDIBAPS, la Universidad de Navarra y Sant Joan de Déu. Puedes participar en el estudio «COH-FIT: Cómo la pandemia afecta a nuestra salud física y mental».

El estudio «Afrontando la pandemia: qué funciona mejor para reducir la ansiedad y depresión» también usa encuestas online, pero en este caso son más cortas y se realizan cada dos semanas durante un año. Con la información que proporcionen estas encuestas, podremos saber si primero hay cambios de conducta y después cambios en los síntomas de ansiedad o depresión, o si, por el contrario, primero hay cambios en los síntomas de ansiedad o depresión y después cambios de conducta. Esta diferencia es muy importante para conocer si los cambios de conducta son la causa o la consecuencia de un aumento o disminución de ansiedad o depresión.

Este estudio se coordina desde el Hospital Clínic de Barcelona / IDIBAPS, y también participan FIDMAG Hermanas Hospitalarias, el Hospital del Mar / IMIM, el Instituto de Investigación Sanitaria Gregorio Marañón, la Universidad de Valencia y la Clínica Universidad de Navarra. En este estudio, primero se responde a una encuesta preliminar, y después hay una selección aleatoria de algunos participantes para el estudio. Los participantes seleccionados que respondan a las encuestas durante un año recibirán una compensación económica.

Os animo a todos a participar en estos estudios. E invito muy especialmente a las personas de edad. En ambos estudios nos está siendo difícil conseguir respuestas de personas de mayor edad, quienes representan una población a la cual querríamos ayudar.

 

Foto de freepik - www.freepik.es

Este contenido no sustituye la labor de los equipos profesionales de la salud. Si piensas que necesitas ayuda, consulta con tu profesional de referencia.
Publicación: 15 de Diciembre de 2020
Última modificación: 15 de Diciembre de 2020

Si sufres y te sientes solo/a, llámanos al 681 10 10 80 image/svg+xml 1873A50A-300C-4511-9831-D8604C9717D4 1873A50A-300C-4511-9831-D8604C9717D4

Siempre encontrarás una voz amiga

Temas
Confinamiento
COVID-19
Pautas
Colectivos
Ciudadanía
Profesional de la salud
Dr. Joaquim Radua Castaño

Dr. Joaquim Radua Castaño

Leader del Imaging of Mood- and Anxiety-Related Disorders (IMARD) group
Institut d'Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer (IDIBAPS)
Bibliografía
Centers for Disease Control and Prevention (01/04/2020). Coronavirus Disease 2019 (COVID-19) - Stress and Coping https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/daily-life-coping/managing-stress-anxiety.html
Cypryańska M & Nezlek JB (30/10/2020). Anxiety as a mediator of relationships between perceptions of the threat of COVID-19 and coping behaviors during the onset of the pandemic in Poland https://europepmc.org/article/pmc/pmc7599044
Fullana, M. A. , Hidalgo-Mazzei, D. , Vieta, E. & Radua, J. (2020). Coping behaviors associated with decreased anxiety and depressive symptoms during the COVID-19 pandemic and lockdown. Journal of affective disorders , 275 , 80-81. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7329680/
Guo, J. , Feng, X. L. , Wang, X.H. & Van IJzendoorn, M. (2020). Coping with COVID-19: Exposure to COVID-19 and Negative Impact on Livelihood Predict Elevated Mental Health Problems in Chinese Adults. International journal of environmental research and public health , 17 , 11. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7312167/

Ya se conocen los primeros estudios para conocer qué efectos psicológicos nos provoca la pandemia, pero las conclusiones de estos estudios deben tomarse con precaución, debido a algunas limitaciones metodológicas. Actualmente ya se están desarrollando algunos estudios que quieren superar esa y otras limitaciones, como los dos que se presentan en este artículo.

Destacamos

Investigación salud mental
Hacia una nueva normalidad

La investigación en salud mental y COVID-19

investigación salud mental
Artículo

Investigar para avanzar

Determinar el impacto de la COVID-19 en la salud mental de la ciudadanía es una prioridad
Investigación salud mental

La investigación en salud mental y COVID-19

Las autolesiones no suicidas cumplen dos tipos de funciones : motivaciones intrapersonales (más individuales) y otros que son de tipo más interpersonales (o sociales).
Artículo

Introducción a la conducta autolesiva en adolescentes

Las autolesiones no suicidas generan gran interés y alarma en la sociedad por el progresivo incremento de su incidencia en jóvenes y adolescentes. ¿Qué les motiva a llevarlas a cabo?
Jaume Funes Artiaga
Entrevista

«Ocuparse de los adolescentes es educar miradas»

Dr. Giovanni di Girolamo
Entrevista

«Hay que ser muy cautos antes de celebrar el uso de las herramientas digitales como un gran avance en salud mental»

Joan Alvaros
Entrevista

«Es fundamental que la salud mental se introduzca en espacios no sanitarios»

politicas salud mental
Hacia una nueva normalidad

Las políticas de salud mental en el mundo

Dr. Ramos 1500
Entrevista

«Hay que promover la distancia física pero no el aislamiento social»

Dr. Bellon
Entrevista

«Las intervenciones breves en atención primaria son efectivas en la prevención de la depresión»