Trucos para reducir el uso del móvil

La pandemia de la COVID-19 ha aumentado la utilización de dispositivos digitales
Manuel Armayones
Dr. Manuel Armayones Ruiz
Investigador en el Behavior Design Lab
eHealth Center de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC)
uso dispositivos moviles
Este contenido no sustituye la labor de los equipos profesionales de la salud. Si piensas que necesitas ayuda, consulta con tu profesional de referencia.

En plena pandemia de la COVID- 19 una de las cosas en las que todo el mundo está de acuerdo es que el uso de la tecnología ha aumentado exponencialmente.

Podríamos hablar de los diversos estudios y datos de empresas de telefonía móvil, videojuegos y plataformas digitales de televisión a la carta; pero hay algo bastante más fácil que es observar cómo fue nuestra vida durante el confinamiento y que hábitos, algunos nuevos, otros no, hemos adquirido en relación con el uso de pantallas: clases online, teletrabajo y después ocio digital. Más de uno pensamos: «pues sí que quizás son demasiadas horas…sí».

Así que, si alguien había puesto en su lista de sus buenos propósitos para 2021 reducir el uso de pantallas, es fácil que esté empezando a darse cuenta de lo difícil que es.

No hay que desanimarse. Ya avanzamos que no es tarea fácil. Y no lo es porque la inmensa mayoría de las aplicaciones que utilizamos, desde las redes sociales, los sistemas de mensajería instantánea como Whastapp o Telegram, los videojuegos, las plataformas de vídeo a la carta como Netflix o cualquiera de sus competidoras, y hasta el propio teléfono inteligente que utilizamos para acceder a ellas, han sido diseñadas siguiendo estrategias de diseño persuasivo.

Desconectar de los dispositivos móviles es posible

El diseño persuasivo en este contexto sería la utilización de estrategias y técnicas procedentes de la psicología y del diseño, apoyadas en la tecnología que tiene como objetivo influir sobre nuestro comportamiento. Tenemos que pensar que, simplemente manteniéndonos «online», las grandes plataformas como Facebook, TikTok, Twitter, Netflix, Four Square o cualquier otra, se consiguen datos interesantes sobre nuestros intereses que les permiten ganar mucho dinero en publicidad segmentada.

Explicándolo así parece que no pudiéramos disminuir demasiado nuestras horas de pantalla, pero sí que lo podemos hacer conociendo algunos principios básicos del comportamiento humano como los que describe el profesor de la Universidad de Stanford BJ Fogg en su Behavior Fogg Model.

El impacto del abuso de las pantallas

El impacto del abuso de las pantallas

Su modelo se resume de una manera muy simple: para que ocurra un comportamiento se tiene que dar a la vez un nivel adecuado de motivación para llevarlo a cabo, tener la capacidad para hacerlo y recibir una señal para hacerlo. Todo a la vez.

Esto que parece tan teórico lo vamos a explicar con un ejemplo de nuestro día a día. Cuando recibimos un mensaje en Whastapp y suena la señal en nuestro móvil, es más que probable que nos sintamos empujados a ver quién es y qué nos dice (motivación), que podamos hacerlo (capacidad), porque Whastapp es realmente fácil de utilizar, y además recibimos una señal (el sonido de mensaje recibido) que hace muy difícil ceder a la tentación de abrir la aplicación. ¿A qué sí?

¿Soluciones en nuestro ejemplo de Whatsapp para reducir su uso? Tenemos algunas propuestas simples pero efectivas. Reducir la motivación es complicado en un mundo donde Whastapp es omnipresente. Así que esto lo dejamos de lado.

Trucos para reducir el uso del teléfono móvil:

  • Haz que sea «difícil» utilizarlo. Por ejemplo, no tengas el teléfono cerca, puedes dejarlo en otra habitación cuando necesites un espacio sin interrupciones,
  • Haz que el teléfono se bloquee y tengas que introducir a mano la contraseña
  • Instálate programas que no te dejen acceder en determinados horarios
  • Apaga el móvil, del todo, a una hora determinada
  • Y si quieres más, arrastra en tu móvil la app de Whastapp colocándolo fuera de la pantalla de inicio y en una carpeta junto a otros sistemas de notificación.
  • Desactiva las notificaciones, no las tengas de ningún tipo: sonidos, mensajes emergentes y mucho menos vibración. Nada del “numerito en rojo” sobre el logo de Whastapp
  • Elimina la aplicación durante fines de semana o vacaciones (no sufras se reinstala en minutos).

Estos sencillos trucos son aplicables a cualquier aplicación social que tengas instalada. Que no lo consigas no significa que tengas un problema de abuso de los dispositivos móviles, pero es importante intentar encontrar tiempo sin interrupciones para hacer otras actividades y valorar como influye en tu propio bienestar.

Foto de freepik - www.freepik.es

Publicación
15 de Enero de 2021
Última modificación
15 de Enero de 2021
Colectivos
Ciudadanía
Temas
Aislamiento
Bienestar emocional
Comunicación
Confinamiento
COVID-19
Obsesión
Redes sociales
Salud física
TIC (apps, webs, telemedicina)
Manuel Armayones

Dr. Manuel Armayones Ruiz

Investigador en el Behavior Design Lab
eHealth Center de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC)

Destacamos

El impacto del abuso de las pantallas
Las tecnologías como aliadas

El impacto del abuso de las pantallas

Portada prevención del suicidio juvenil

Atrapados en un «mundo feliz»

adolescencia
Artículo

¿Por qué se suicidan los jóvenes?

La pandemia ha agravado un pesimismo existencial latente
Prevencion suicidio en las escuelas
Entrevista

«En el sector educativo siguen arraigados muchos mitos sobre el suicidio que hay que desterrar»

adiccion videojuegos
Blog

Señales de alarma en la adicción a los videojuegos

Promover actitudes y hábitos saludables en el entorno familiar ayuda en la prevención
Marina Garcés Mascareñas general
Testimonio

«Cuando hablamos de salud mental necesitamos una lectura de malestar colectivo y social»

Vacaciones
Blog

Cómo cuidar la salud mental durante las vacaciones

10 consejos clave para impulsar nuestro bienestar
Jaume Funes Artiaga
Entrevista

«Ocuparse de los adolescentes es educar miradas»

Consumo alcohol y internet
Blog

Aumenta el uso compulsivo de internet y del consumo de alcohol en los jóvenes

El 3,7% de la población española está enganchada a internet y el 6,7% hace apuestas online
Envejecimiento activo
Colectivos vulnerables

Envejecimiento activo