Tipos de trastornos depresivos

Existen diferentes tipos de clasificaciones para los trastornos depresivos que se utilizan tanto en la clínica como en la investigación, como la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud (CIE) y la clasificación de la American Psychiatric Association recogida en el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM).

En estas clasificaciones encontramos diferentes tipos de trastornos depresivos, entre los cuales los más frecuentes son:

  • Depresión mayor: los síntomas depresivos se mantienen un mínimo de dos semanas y tiene una gravedad suficiente para interferir con la vida diaria. Este tipo de depresión puede ser en algunos casos recurrente, cuando los episodios se repiten en diferentes ocasiones a lo largo de la vida. Puede ser de gravedad leve, moderada, o grave.
  • Depresión crónica o distimia: los síntomas pueden ser de menor gravedad, pero persisten a lo largo del tiempo por un mínimo de dos años.
  • Depresión postparto: se da cuando el episodio aparece en una mujer que acaba de tener un hijo; puede ser un episodio de gravedad influido por factores hormonales
  • Trastorno adaptativo con síntomas depresivos: aparece como consecuencia de un problema difícil de sobrellevar en la vida de la persona, como un problema laboral, una separación de pareja, un problema familiar, etc.
  • Depresión bipolar: aparece en contexto de un trastorno bipolar. En este caso, los episodios de depresión se alternan con episodios de euforia, es decir un ánimo elevado, excesivamente contento, feliz, o alterado, que no se corresponde con lo que le está sucediendo a la persona en su vida. Estos episodios duran varios días, y están separados por intervalos de tiempo en los que la persona se encuentra con un estado de ánimo normal.