Factores de protección de la depresión

De la misma manera que hay factores de riesgo que intervienen en el desarrollo de una depresión, también existen factores de protección que pueden reducir el riesgo de desarrollar este trastorno.

Los principales factores de protección son:

  • Tener capacidad para afrontar situaciones de estrés.
  • Tener una red social estable de apoyo.
  • Mantener relaciones estrechas con la familia y que ésta esté cohesionada.
  • Practicar ejercicio físico de manera regular.
  • Participar en actividades de voluntariado o de beneficio a favor de la comunidad.
  • Tener creencias espirituales o religiosas.

Asimismo, existen una serie de recomendaciones preventivas que conviene tener en cuenta para fortalecer los factores de protección y promover el bienestar personal: 

  • Expresar los sentimientos con las personas cercanas.
  • Apoyarse en familiares y amigos.
  • Hacer ejercicio regularmente.
  • Establecer unas rutinas diarias y marcarse objetivos realistas.
  • Mantener una dieta saludable.
  • Mantener una buena rutina de sueño y descanso.
  • Evita la ingesta de alcohol y drogas.
  • Practicar actividades que nos hagan sentir mejor.
  • Positivizar pensamientos y desarrollar la autoestima.
  • Aprender a relajarse.
  • No recurrir a la automedicación.
  • En caso necesario, solicitar ayuda a los profesionales sanitarios.