Síntomas de la depresión

Todas las personas con trastornos depresivos no manifiestan los mismos síntomas. La gravedad, la frecuencia y la duración de los síntomas pueden variar según la persona y su trastorno en particular, y estos se pueden expresar de manera diferente según el contexto cultural.

Hay diversas señales que pueden indicar la presencia de una depresión y pueden ayudar a diferenciarla de otros estados anímicos comunes para poder tomar así la decisión de pedir ayuda al centro de salud de referencia. Además de los síntomas que mencionamos a continuación, a menudo el sentimiento de tristeza es diferente al que hemos sentido en otros momentos, y no se trata de una situación pasajera, ya que no mejora a lo largo del tiempo.

Los principales síntomas de la depresión son:

  • Tristeza inusual y persistente, y tendencia al llanto ante situaciones que habitualmente no provocarían esta respuesta.
  • Pérdida de interés o placer en las actividades que habitualmente se disfrutan.
  • Sentimientos de inutilidad, desprecio a uno mismo y culpa.
  • Dificultad para pensar y para concentrarse, y problemas de memoria y atención.
  • Irritabilidad, ansiedad.
  • Malestar general, sensación de cansancio y falta de energía.
  • Dolores o malestar, dolores de cabeza o problemas digestivos.
  • Dificultad para conciliar el sueño o exceso de sueño.
  • Cambios en el apetito (comer más o menos cantidad de lo habitual).

Algunos síntomas se pueden considerar señales de alarma, que nos pueden alertar de que la depresión es de mayor gravedad. Cuando aparecen, es necesario consultar lo antes posible con un profesional de la salud para valorar las alternativas de tratamiento.

Señales de alarma:

  • No querer salir de casa o incluso no poder levantarse de la cama.
  • No poder llevar a cabo las actividades cotidianas (higiene, alimentación, obligaciones familiares…).
  • Desesperanza, creer que la situación por la que se está pasando no tiene solución, que no hay nada que se pueda hacer para mejorar.
  • Inhibición psicomotriz: dificultad para el movimiento y para el habla, sensación de pensar con más lentitud y de que la voz suena monótona, lenta y apagada.
  • Pensamientos de muerte o intentos de suicidio.

Los síntomas de la depresión pueden variar en el caso de los niños y los adolescentes y en las personas mayores. Podéis consultar estos dos artículos para conocer con más detalle las características del trastorno en cada uno de los casos.