¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno de salud mental frecuente, que afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo. Los principales síntomas que presenta son el bajo estado de ánimo persistente y la pérdida de placer en la mayoría de las actividades.

Este trastorno, que se puede manifestar en cualquier edad, también en niños y en personas mayores, es más frecuente en mujeres que en hombres, se manifiesta de diferente manera según cada persona y puede tener distintos niveles de gravedad. Entre los factores biológicos que pueden predisponer a su aparición están los cambios hormonales, las alteraciones en los neurotransmisores cerebrales y también los componentes genéticos. Los problemas de salud física pueden agravar una depresión o ésta puede conllevar problemas de salud física.

No hay que confundir este trastorno con las variaciones habituales del estado de ánimo y las respuestas emocionales breves a los problemas de la vida cotidiana. La tristeza o las preocupaciones ante situaciones adversas o complicadas forman parte de la normalidad, y su presencia, por sí misma, no constituye un trastorno depresivo. Por otro lado, es importante señalar que la depresión es una enfermedad, y no debe interpretarse como un signo de debilidad.  

La depresión se puede convertir en un problema de salud importante, cuando es de larga duración e intensidad e impide realizar las actividades habituales de la persona en todos sus ámbitos. Puede llegar a hacerse crónica, cuando no mejora con el tiempo, o recurrente, cuando los episodios se van repitiendo, y puede dificultar el funcionamiento en casa, en el trabajo o en la escuela y la capacidad para afrontar la vida diaria. En su forma más grave, puede conducir al suicidio.