Preparando las vacaciones en familia con personas con TEA

7 consejos clave para reducir situaciones de estrés
Psicóloga. Máster Universitario en Psicologia General Sanitaria
Dra. Anna Huguet Miguel
Doctora en Psicología. Psicóloga en el Centro de Salud Mental Infantil y Juvenil (CSMIJ)
Sant Joan de Déu Terres de Lleida
Vanessa Pera Guardiola
Dra. Vanessa Pera Guardiola
Psiquiatra. Jefa del Área Infanto Juvenil
Sant Joan de Déu Terres de Lleida
vacaciones

Llega el verano y las esperadas vacaciones, un tiempo para relajarse, descansar y realizar actividades de ocio y divertidas. No obstante, en general, es un período de tiempo espontáneo y desestructurado que, para las personas con trastorno del espectro del autismo y sus familias, puede suponer una situación de estrés y malestar debido a la dificultad que las personas con TEA tienen para adaptarse a los cambios y a las anomalías sensoriales. Es por ello que las vacaciones suponen todo un desafío para estas familias.

Aunque cada una de las personas con un trastorno del espectro del autismo tiene sus propios patrones, hay algunas recomendaciones generales útiles en el momento de organizar las vacaciones para evitar las situaciones de estrés generado por el cambio de rutinas.

Consejos en la organización de las vacaciones con personas con TEA:

  1. Elegir bien el destino: a la hora de escoger el lugar de vacaciones, se deben tener en cuenta los intereses y los problemas sensoriales de la persona. Por ejemplo: si a la persona no le gusta la sensación de arena entre los dedos, ir a la playa no será la mejor opción, habrá que buscar otra alternativa divertida. 
  2. Preparar con antelación: planificar las actividades y salidas será clave. Esto ayudará a las personas con trastorno del espectro del autismo a comprender mejor la nueva rutina y a disminuir el malestar que supone afrontarse a nuevas situaciones. Será útil utilizar un calendario para concretar los días y semanas de vacaciones, así como utilizar soportes visuales con imágenes de las actividades que se realizarán o lugares que se visitarán. 
  3. Planificar el desplazamiento: también será importante explicar o utilizar elementos visuales del medio de transporte con el que se realizará el viaje. Si el viaje se realiza en tren o avión, será importante avisar y comunicar las necesidades especiales al personal o a la tripulación para poder gestionar mejor los tiempos de espera y el trayecto.
  4. Valorar las opciones del alojamiento: tener en cuenta el nivel de ruido y las cuestiones alimentarias.
  5. Realizar una estructura con las actividades de la vida diaria y las actividades de ocio a realizar. Esto no significa tener que planificar cada hora, pero sí estructurar el día. Nos pueden ser útil las ayudas visuales. 
  6. Ser flexible: en algún momento puede ser normal que se produzca alguna situación complicada de gestionar. No debemos perder la calma, intentar disminuir la conducta problemática, asegurarnos de que hay algún lugar tranquilo para retirarnos un momento si es necesario y seguir luego disfrutando de las vacaciones. 
  7. Informar a las otras personas que viajan con nosotros (la familia extensa, por ejemplo) sobre algunos aspectos a tener en cuenta para que comprendan mejor a la persona con trastorno del espectro del autismo y puedan entender sus peculiaridades y reacciones. 
Este contenido no sustituye la labor de los equipos profesionales de la salud. Si piensas que necesitas ayuda, consulta con tu profesional de referencia.
Publicación: 5 de Julio de 2021
Última modificación: 5 de Julio de 2021
Psicóloga. Máster Universitario en Psicologia General Sanitaria

Dra. Anna Huguet Miguel

Doctora en Psicología. Psicóloga en el Centro de Salud Mental Infantil y Juvenil (CSMIJ)
Sant Joan de Déu Terres de Lleida
Vanessa Pera Guardiola

Dra. Vanessa Pera Guardiola

Psiquiatra. Jefa del Área Infanto Juvenil
Sant Joan de Déu Terres de Lleida