Jordi Figuerola Pérez
Persona afectada por una anorexia nerviosa
Autor del perfil en Instagram @anorexia_masculina

«Los hombres también podemos tener anorexia, pero su invisibilidad hace que a menudo no pidamos ayuda»

La anorexia nerviosa me ha acompañado más de la mitad de mi vida, a escondidas y actuando sutilmente. Los trastornos de la conducta alimentaria en los hombres no siempre se tratan como habría que hacerlo. Se habla muy poco, para no decir casi nada, y eso acentúa el estigma que hay sobre esa enfermedad y provoca que, seguramente, haya más hombres o chicos que tienen un trastorno de este tipo, pero desde el silencio, por miedo o por desconocimiento.

Ya de pequeño yo era un niño muy tímido, al que le costaba pedir cualquier cosa, y conformista con aquello que los demás decían, sobretodo, los adultos. Tenía clara la jerarquía (familia, profesorado), pero quizás la tenía mal entendida, en el sentido de que siempre tenía miedo a decepcionar. Esta creencia iba acompañada también de un miedo al abandono. A pesar de que era un niño a quien le gustaba jugar solo y que no tenía problemas para crear sus propios juegos, en realidad, el hecho de que nadie me hiciese caso siempre se me pasaba por la cabeza. Durante la adolescencia, recibí críticas y menosprecios por parte de compañeros de clase… Es decir, un acoso en forma de cuenta gotas. Y esos comentarios me fueron calando.

Nadie me había enseñado a pedir ayuda, y, por otro lado, temía las represalias que podía conllevar que lo hiciera, o que no diesen importancia a cómo me sentía, recordando las frases que siempre había escuchado de «no llores», «no hay para tanto», «sé un hombre», «en la vida tienes que ser fuerte». Estas frases me hacían creer que sería «menos hombre» si decía lo que me pasaba, y tenía miedo de que los comentarios por parte de los compañeros creciesen. Eran creencias. Simplemente, creencias que me creé yo solo a partir de todo el contexto que me rodeaba. Cuando tenía 14 años llegué al límite.

La situación era insostenible. Aquella mochila imaginaria que todos decimos que cargamos, pesaba mucho, demasiado. Solo ponía cosas en ella, pero no quitaba nada. Eso se sumó a una desconfianza progresiva en el resto del mundo, y en mi mismo. Me sentía una persona poco válida. En definitiva, tenía una baja autoestima y un autoconcepto muy negativo. Llegó, pues, el momento en el que tenía que pedir ayuda, sí o sí. Asimismo, ¿Cómo lo haría? Un día, me di cuenta de que en el comedor del colegio, si no comía alguna cosa, la monitora me controlaba para que me lo acabara. Fue en aquel momento que encontré la forma que utilizaría para que me hiciesen caso y para pedir ayuda. La solución (o la mala solución) fue destinar toda la atención en la comida. A escoger qué comía y qué no, cuándo y dónde.

Al cabo de un año, tuvo resultado. El colegio contactó con mi familia y recibí un tratamiento de salud mental. Bien, tratamiento de unos dos o tres días, ya que la conclusión a la que llegó la psiquiatra fue que no nos teníamos que preocupar, que eran cosas de la edad. A partir de aquí, y hasta el 2019 (unos veinte años de diferencia), la relación con el trastorno fue inconsciente y subliminar.

La anorexia masculina, un trastorno estigmatizado

Sostener una restricción alimentaria en el tiempo es muy difícil, por lo tanto, durante el año había épocas de todo: restricción, menos restricción o, al contrario, incluso atracones. El problema, pero, era la conducta, el cognitivo: el pensamiento interno. Un pensamiento que acumulaba muchos miedos, inseguridades, obsesiones, automenosprecio…

El trastorno no empezó para nada relacionado con el físico. No obstante, coincidiendo con la edad de empezar a salir por las noches, me di cuenta de «la importancia que tenía el físico» y de «la importancia de la opinión de la gente (qué dirán)». Fue entonces cuando empezó, de forma inconsciente, lo que me ha marcado más durante todos los años: la obsesión por la apariencia física. Eso ha ido acompañado de restricciones puntuales, obsesiones por ciertos alimentos que etiquetaba de malos, detrás de los cuales, sin darme cuenta, como una fina lluvia, había un autoataque, culpa y menosprecio. Había perdido el control de mi vida. No lo veía. Simplemente, consideraba que irritarme por cualquier cosa, pensar que todo lo que me decían era un ataque, tener un grado de autoexigencia elevada y una obsesión por el perfeccionismo era mi personalidad. Me defendía diciendo «cada uno es como es».

He vivido y vivo con un trastorno que se me ha arraigado y cada vez se ha hecho más grande.

Mi experiencia me llevó a estar 20 años sin pedir ayuda. En primer lugar, porque no creía que la necesitara: era muy difícil diferenciar quién era yo y quién tenía el trastorno. En segundo lugar, la gran mayoría de la información que leía sobre la anorexia estaba escrita en femenino y, si había alguna referencia a los hombres, siempre había la palabra minoría. En resumen, estigmas y más estigmas. Ahora, a menudo, veo una contradicción en toda la información que leo: «Los TCA no entienden de raza, edad y sexo, pero afectan más a las mujeres». Este «pero» es sinónimo del que yo leía antes: minoría. Es como si se minimizara la repercusión en los hombres que tenemos este trastorno, cosa que impide su visibilidad y dificulta su conocimiento.

El tratamiento del trastorno alimentario, un camino lleno de curvas

Hace dos años, mi salud tanto física como mental colgaba de un hilo. Tuve la suerte de tener una persona al lado que me supo convencer de pedir ayuda. Ingresé al hospital de día y desde entonces estoy en tratamiento. El proceso, o el camino como yo le llamo, es largo. Es un camino que no es recto. Está lleno de curvas, con piedras que te hacen tropezar. Al principio, cuesta mucho levantarse, mucho. A medida que voy cayendo, sé que iré levantando. La ayuda interdisciplinaria es básica: terapia psicológica, psiquiátrica, nutricional… Me doy cuenta de los miedos, no solo alimentarios, que me he ido creando a lo largo del tiempo y que el trastorno ha reforzado. Es esencial hacer ejercicios de autoestima y de autocompasión y la reintroducción de aquellos alimentos que considero «prohibidos».

Me doy cuenta de los miedos, no solo alimentarios, que me he ido creando a lo largo del tiempo y que el trastorno ha reforzado.

En mi caso me hizo bien reescribir mi vida, desde la infancia hasta el momento en que pedí ayuda. Conseguí ver qué es aquello que me había llevado a tener un trastorno alimentario: la culpa, el miedo al rechazo, las inseguridades, la baja autoestima, fingir quién soy realmente por miedo a la aceptación… y el único que podía controlar era aquello que comía y dejaba de comer. Tenía la falsa creencia que tener permanentemente un cuerpo de 18 años me haría feliz. Mentira. La aceptación de las cosas tal como son, y sobre todo ver las cualidades que todos y todas tenemos, son la clave para que aceptemos que somos personas válidas, más allá del que marca la báscula y de las horas en el gimnasio. Un camino interesante para ir caminando poco a poco. Un camino que sin ayuda es muy difícil de recorrer. Un camino lleno de estigmas y desconocimiento por parte de los que caminan y de la sociedad en general.

No tener miedo a pedir ayuda, la base de la recuperación

En este camino, después del hospital de día, en la misma Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria (UTCA), continué las terapias en un grupo solo de chicos que tenemos un TCA. Y es donde actualmente sigo. Nos reunimos y ponemos en común cómo ha ido la semana y cada uno tiene su espacio para poder expresarse. La psicóloga hace de guía, pero nos ayudamos entre nosotros, nos apoyamos desde nuestra experiencia. Este grupo es totalmente necesario porque nos damos cuenta de que los hombres tenemos que reeducar nuestra parte emocional y alimentaria y que el trastorno nos ha alejado de la realidad.

A pesar del estigma y la poca información sobre los TCA en hombres, es fundamental detectar cuando necesitamos ayuda y no tener miedo a pedirla. Esta es la base de la recuperación. Una vez en tratamiento, hay que seguir las pautas establecidas por los nutricionistas y por el equipo psicoterapéutico. Las claves de la recuperación llevan primero a una estabilización alimentaria, es decir, a conseguir un peso saludable. Por eso, hay que luchar contra muchos miedos ( y no solo alimentarias). Cuando hacía restricciones alimentarias y bajaba de peso yo pensaba que buscaba la felicidad, el bienestar. Ahora, si recuerdo aquellos momentos, ¿realmente lo era? No. El trastorno me tenía cegado, y quitar esta venda de los ojos requiere tiempo. Incluso ahora, hay alimentos que todavía me dan miedo, pero sé que todo es fruto de una falsa creencia y la única forma de vencer este miedo es enfrentándome a él. El proceso es muy largo, pero trabajando la autoestima, la autocompasión y sobre todo una actitud positiva (que es diferente a tener siempre días buenos, porque no es así) poco a poco hay pequeñas mejorías.

Cuando hacía restricciones alimentarias y bajaba de peso yo me pensaba que buscaba la felicidad, el bienestar. Ahora, si recuerdo aquellos momentos, ¿realmente lo era? No.

Lo importante es tomar consciencia. Descubrir qué es aquello que el trastorno nos dice y hacer el contrario. Como digo, eso requiere tiempo, paciencia, trabajo constante, permítete tener días malos, permítete que te puedes equivocar. Para llegar aquí, evidentemente, el cerebro debe tener energía y esta energía la conseguimos haciendo todas las comidas y con los nutrientes necesarios. Así, una vez estabilizados, conseguiremos la fuerza para poder deconstruir lo que hemos aprendido y aprender de nuevo. De hecho, conseguiremos conocernos de verdad.

He creado la cuenta de Instagram @anorexia_masculina para visibilizar todo eso, para compartir mi experiencia y reflexionar sobre qué me hizo caer en las manos de la anorexia hace 24 años y cuál es el proceso de recuperación en el que me encuentro. De esta forma quiero dar voz, ayudar y hacer visible que los hombres también podemos tener un trastorno de la conducta alimentaria.

Este contenido no sustituye la labor de los equipos profesionales de la salud. Si piensas que necesitas ayuda, consulta con tu profesional de referencia.
Publicación: 24 de Enero de 2022
Última modificación: 17 de Febrero de 2022
Colectivos

Jordi Figuerola tiene 38 años y hace más de 24 que tiene una anorexia nerviosa, un trastorno de la conducta alimentaria que a menudo pensamos que solo afecta a las mujeres. Esta creencia provoca que la mayoría de casos todavía pasen inadvertidos y, a pesar de debutar durante la adolescencia, no se traten hasta la edad adulta.

Pero los hombres, también tienen anorexia nerviosa y el estigma que los acompaña es todavía más acentuado que en las mujeres. Este estigma hizo que Jordi no pidiese ayuda durante veinte años. Su testimonio nos acerca la experiencia por la que ha pasado y sirve para dar visibilidad a los trastornos de la conducta alimentaria, que también tienen los hombres. Con este objetivo ha creado el perfil de Instagram @anorexia_masculina.