El tratamiento de los trastornos psicóticos en adolescentes

El adecuado seguimiento y adherencia al tratamiento se relaciona con la recuperación
Area Salud Mental SJD
Área de Salud Mental. Hospital Sant Joan de Déu Barcelona
Tratamiento psicosis adolescentes

El tratamiento en los trastornos psicóticos se conforma por una multintervención formada por intervención en diversas ramas de la salud mental. El tratamiento de elección es el psiquiátrico-farmacológico, combinado con tratamiento psicológico.

Tratamiento psiquiátrico: primera línea de intervención

El tratamiento psiquiátrico o farmacológico es la primera línea de intervención en los trastornos psicóticos y puede ser necesario en la mayoría de los casos. El psiquiatra valorará la necesidad de realizar una intervención farmacológica apropiada. Los fármacos usualmente utilizados se llaman antipsicóticos y se enfocan en mejorar los síntomas psicóticos positivos, en primer término. Sin embargo, es difícil saber cómo cada fármaco actuará en un individuo, por eso a veces se requiere la administración de otros fármacos como pueden ser los estabilizadores del humor, los antidepresivos, los ansiolíticos o de otros fármacos. El psiquiatra valorará en cada caso individual cuál es el tratamiento de elección y es muy importante que se sigan las indicaciones que proporciona el psiquiatra y que no se tenga en cuenta si la medicación es la misma o diferente a la que toma otra persona.

Los fármacos antipsicóticos, como todos los psicofármacos, son medicamentos que actúan en el sistema nervioso y ayudan a compensar los desajustes que provocan los síntomas. Hay varias categorías, de entre las más representativas encontramos los antipsicóticos de primera generación (o típicos) y los de segunda generación (o atípicos). Los de primera generación aparecieron en primer término y aunque en la actualidad son menos utilizados, el psiquiatra valorará cuál es el mejor tratamiento en cada caso. Algunos de los nombres de esta categoría son el haloperidol o la clorpromazina. Los antipsicóticos de segunda generación son los que se administran en la mayoría de los casos actualmente. Mayoritariamente producen un menor número de efectos adversos, aunque hay que destacar que cada persona es diferente. Algunos de estos fármacos son el aripiprazol, quetiapina o risperidona, entre otros.

Uno de los aspectos que más suelen preocupar en consulta son las preguntas que nos hacemos sobre cuánto tiempo debe durar el tratamiento o si afectará negativamente a nuestro hijo o hija. Como se ha explicado, cada persona requiere de una intervención que puede ser diferente, y es muy importante consultar con el profesional sanitario todas las dudas que se nos generen en torno a la toma de medicación. No obstante, uno de los factores que más se ha asociado a la recuperación y mejora de las personas afectadas es el adecuado seguimiento y adherencia al tratamiento.

Es importante comprender que se ha evidenciado que el tiempo que pasa sin tratamiento una persona que desarrolla un primer episodio psicótico es un factor de mal pronóstico de la enfermedad, por lo que hay que seguir las indicaciones del psiquiatra de referencia.

Tratamiento psicológico: tratamiento de elección terapia cognitivo-conductual

El tratamiento psicológico es también un tratamiento de elección en los trastornos psicóticos. En este sentido, la terapia que mayor nivel de eficacia ha mostrado es la terapia cognitivo-conductual (TCC). Dentro de la intervención que debe proporcionar un profesional de la psicología, los objetivos se orientan a la psicoeducación, al manejo de estrés y al entrenamiento en habilidades sociales como los puntos más relevantes de intervención.

Otros tratamientos relevantes

Aunque los tratamientos de elección y que cuentan con la mayor evidencia científica son los ya mencionados, hay otras intervenciones que agrupan también un nivel de evidencia favorable.

Rehabilitación cognitiva

Varios trastornos psicóticos cursan con unos déficits cognitivos que afectan principalmente a las capacidades de memoria, funcionamiento ejecutivo y atención, cognición social, entre otros. Esta afectación está directamente vinculada con la funcionalidad de las personas con trastornos psicóticos, afectando en el caso de los adolescentes su rendimiento académico y que es una fuente de estrés asociado para las personas que lo tienen.

Por ello, uno de los tratamientos de primera elección y recomendados por las guías clínicas es la rehabilitación cognitiva. Este tratamiento es llevado a cabo por neuropsicólogos y se trata de un entrenamiento en las funciones cognitivas mencionadas mediante diversos ejercicios de estimulación cognitiva. Actualmente se llevan a cabo intervenciones tanto en lápiz y papel como informatizadas, mostrando los dos niveles de evidencia favorables.

Terapia familiar

Dado que se ha identificado que el clima familiar y la emoción expresada es un factor de riesgo vinculado a las recaídas, la terapia familiar trata de identificar y modificar posibles estilos comunicativos que generan malestar tanto en el funcionamiento de la familia como en la persona afectada. Asimismo, la terapia en psicoeducación familiar, también se ha mostrado relevante tanto para la adherencia al tratamiento como para el manejo de la situación por parte de toda la familia.

Apoyo académico y ayudas sociales

La afectación académica y social, así como la estigmatización y el malestar que conllevan los trastornos psicóticos hace que sea muy beneficiosa la ayuda recibida en estos dos ámbitos.

Este es un artículo original del 12º Informe FAROS «Una mirada a la salud mental de los adolescentes - Claves para comprenderlos y acompañarlos».

Este contenido no sustituye la labor de los equipos profesionales de la salud. Si piensas que necesitas ayuda, consulta con tu profesional de referencia.
Publicación: 21 de Julio de 2022
Última modificación: 21 de Julio de 2022
Colectivos
Trastornos
Area Salud Mental SJD

Área de Salud Mental. Hospital Sant Joan de Déu Barcelona