Actitudes que ayudan a ser resilientes

La autoestima tiene una relación directa con la capacidad de adaptación
Jordi Juanico Sabaté
Jordi Juanico Sabaté
Educador Social. Coordinador de Educación Social en el Área de Salud Mental. Cofundador del Programa Sentim
Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona
Resiliencia

Resiliencia (del latín resilire, que significa: volver) es la capacidad de recuperarse de las frustraciones y contratiempos. Las personas resilientes se adaptan al cambio, al estrés o los problemas y son capaces de afrontar algo con perspectiva. El resultado de esta capacidad de recuperarse es un sentimiento de éxito y confianza.

Mi encuentro con esta hermosa y potente idea (ligada mucho con la autoestima, como veremos más adelante), llegó a través de un libro titulado «El hechizo del mundo» escrito por el neuropsiquiatra y etólogo francés Boris Cyrulnik, uno de los autores más destacados en este tema.

El sufrimiento es una realidad que todos y todas hemos experimentado alguna vez, que parece estar siempre presente en la vida. Es la primera de las cuatro nobles verdades enseñadas por Buda: sufrimiento, causa de este padecimiento, el cese del sufrimiento y el camino que nos lleva.

resiliencia

Un año de resiliencia

El hecho es que todos y todas, en algún momento, hemos sido heridos; lo que cambia es el cómo reaccionamos ante el hecho de ser heridos. Algunos se hunden y otros simplemente siguen con su vida. ¿Qué hacemos cuando algo que nos ha ocurrido nos desgarra y devasta totalmente? ¿Nos pasamos la vida llorando, gimiendo? ¿Hacemos reivindicaciones, vamos a buscar venganza? ¿Hacemos una carrera como víctimas?

O, por el contrario, ¿vamos a buscar reconstruirnos? ¿Por qué en situaciones de fracaso algunas personas se reconstruyen? ¿Por qué en situaciones privilegiadas, algunos pasan toda su vida sufriendo? Estos son algunos de los interrogantes que surgen y que nos hacen buscar una explicación. Y la encontramos en la resiliencia del individuo.

«Después de quemarse mi casa, pude ver la luna, más clara y limpia», filosofía Zen.

Según Cyrulnik existen tres fuerzas que nos permiten resistir y reconstruirnos, tres factores de la resiliencia:

  1. La adquisición de recursos internos (en la memoria y en el aprendizaje afectivo). Durante los primeros meses de vida, en los primeros años, si he sido querido, el hecho de que mi madre me quisiera me da confianza. Cuando recibo una vez, sufro, pero mantengo la esperanza de reconstruirme. No es que piense que no significa nada. El golpe me hace sufrir, pero mantengo la esperanza ... Buscaré a mi alrededor las personas que me ayudarán a reconstruirme.
  2. La significación que se le da al hecho. Algunos no están traumatizados por un hecho, porque para ellos no significa nada. Es un accidente de la vida, nada grave, por lo tanto, siguen adelante. Pero otras personas quedarán heridas por este mismo hecho, porque para ellas significa demasiadas cosas y les hiere.
  3. La disposición de recursos externos en torno a la persona herida. El apoyo afectivo sensato. Yo - como niño o niña herida - no tengo ninguna oportunidad de retomar mi vida adulta si no hay a mi alrededor alguien que me quiera ... Una familia, una pareja, amistades, etc. Y no tengo ninguna oportunidad de retomar mi vida si no le doy sentido a la violencia insensata.

«Nunca sabes cómo de fuerte eres hasta que ser fuerte es la única opción", Bob Marley

Llegados a este punto, veremos la importancia de la relación entre la resiliencia y nuestra autoestima. Si tenemos una autoestima fuerte, ordenada, nos podremos sobreponerse mejor a las dificultades que se nos presenten. Entonces la resiliencia aparecerá con más capacidad de superación y al revés, si tenemos actitudes resilientes, seguro que nuestra autoestima se fortalecerá y la percepción que tendremos de nosotros como personas mejorará.

Así que ¿Cómo ser resilientes?

Sembrando estas actitudes, cuidándolas, podemos conseguirlo:

  • No asustarnos por los cambios, pensamos que son necesarios.
  • Entender que las crisis, que tendremos seguro, no son insuperables.
  • Ser decididos, tomar decisiones sin miedo; el fracaso por nuestras acciones no debe detenerse.
  • Recordar experiencias propias vividas que nos han hecho superar dificultades.

Nosotros, nuestras decisiones, nuestro optimismo a la hora de afrontarlas, será determinante para seguir creciendo y que los obstáculos no nos detengan.

Publicación
08 de Abril de 2021
Última modificación
08 de Abril de 2021
Colectivos
Ciudadanía
Temas
Autoestima
Confinamiento
COVID-19
Habilidades sociales
Resiliencia
Ansiedad
Cansancio
Estrés
Frustración
Miedo
Jordi Juanico Sabaté

Jordi Juanico Sabaté

Educador Social. Coordinador de Educación Social en el Área de Salud Mental. Cofundador del Programa Sentim
Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona

Psicopedagogo, educador social, maestro, mediador y terapeuta multifamiliar. Anteriormente trabajó en un CRAE con funciones de educador y de director durante 20 años.

Desde el Área de Salud Mental del Hospital Sant Joan de Déu ha impulsado grupos multifamiliares desde hace diez años, que funcionan con éxito para las familias y pacientes. A partir de esta experiencia con los grupos multifamiliares fue el ideólogo y cofundador del Programa Sentim.

Es también tutor del Grado de Educación Social en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).