www.som360.org/es

Diez minutos de meditación diaria para reducir el estrés y la ansiedad

El podcast Sonidos del Silencio es un recurso con el que trabajar el autoconocimiento
Beatriz Betancourt Fernández
Beatriz Betancourt Fernández
Agente del Servicio de Atención Espiritual y Religiosa (SAER)
Hospital Sant Joan de Déu Barcelona
Mario Gabriel Ciccorossi
Mario Gabriel Ciccorossi
Agente del Servicio de Atención Espiritual y Religiosa (SAER)
Hospital Sant Joan de Déu Barcelona
meditacion

Si en nuestro día a día, ya es un verdadero desafío mantenernos presentes y calmados, cuando vivimos situaciones de extrema vulnerabilidad, en que la angustia y el desasosiego se apoderan de nosotros, mantenernos anclados en el momento presente se hace mucho más difícil. De hecho, podríamos pensar que, en situaciones de tanto sufrimiento, practicar la meditación es lo último que queremos hacer. Sin embargo, existen beneficios sorprendentes de cultivar nuestra atención momento a momento, también cuando transitamos periodos de intensa incertidumbre.

Precisamente en estos casos, nuestra mente, en un intento de resolver la situación, viaja compulsivamente al pasado, tratando de cambiar lo que ya es, o genera escenarios futuros, buscando una solución, sin descanso. Tomar consciencia de este comportamiento nos ayuda a darnos cuenta de que, sólo sirve para generar más angustia.

Lo más revolucionario que nos enseña la meditación es que no somos la voz que escuchamos constantemente en nuestra mente, sino que somos la consciencia que se da cuenta de ello. Así pues, cuando escogemos meditar, nos permitimos salir del ruido de la mente para volver al momento presente.

Y es en ese espacio propicio, que se abre cuando nos atrevemos a habitar el aquí y ahora, dónde surge la oportunidad para construir significado de lo que nos sucede en la vida, incluso ante el sinsentido de una enfermedad. Más aún, meditar nos acerca a encontrar respuestas a los grandes interrogantes de la existencia humana, como: quién soy, qué hago aquí, por qué a mí. Estas y otras respuestas sólo se encuentran en el interior de cada uno, en la profundidad del silencio interior que nos habita, al que se llega con la práctica de la meditación.

La gran popularidad de las técnicas de meditación en las últimas décadas, especialmente con el apogeo del Mindfulness o Atención Plena, se ha visto reforzada por un creciente cuerpo de investigación que demuestra sus múltiples beneficios para la salud. Entre los más relevantes, la reducción del estrés y la ansiedad, la mejora de la atención y la memoria, e incluso, la reducción de los síntomas de depresión. También se ha demostrado que promueve la autorregulación del sistema nervioso y el desarrollo de la empatía, e incluso es capaz de reducir la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la actividad cerebral.

Para obtener estos beneficios se recomienda meditar regularmente durante, al menos, 10 minutos al día. Contrariamente a lo que pueda parecer, dedicar este espacio de tiempo a sentarnos con nosotros mismos, puede llegar a ser mucho más productivo de lo que imaginamos. Por desgracia, vivimos conforme un modelo social que toma la productividad como medida de valor del tiempo, pero no nos damos cuenta del inmenso valor de parar y respirar. Vivimos tan proyectados hacia afuera, tan centrados en el hacer y el resolver, que nos hemos olvidado de ser.

Meditar es vital para poner los contadores a cero.

Nos permite salir del ciclo de contracción para volver a vivir desde la expansión y la presencia. Vivir en presencia quiere decir estar presente en esencia. Se trata de habitarnos, de volver a vivir la vida desde la experiencia sentida, no desde el hacer compulsivo. La vida pide ser vivida, no resuelta. Incluso en los momentos más dolorosos, la experiencia nos enseña, una y otra vez, que el único camino es «a través». Así pues, cuando nos permitimos salir del «hacer» para cultivar el «ser», entramos en un estado conexión con lo más íntimo de cada uno, que, a su vez, es la puerta a la dimensión espiritual.  

Meditaciones diarias para el autocuidado

Desde hace poco más de un año, se hace una meditación diaria en la capilla del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona dirigida tanto a las familias como a los equipos profesionales de nuestro centro. Lo mismo ocurre tres días a la semana, en el Pediatric Cáncer Center Barcelona (PCCB) y una vez a la semana en la Unidad de Neonatos del mismo hospital. La meditación al comienzo del día es una cita cada vez más frecuentada y esperada por muchos, especialmente por las familias que se ven abocadas a lidiar con situaciones de gran vulnerabilidad. La iniciativa de llevar a cabo estas meditaciones, surge de una necesidad cada vez más patente, así como de un profundo deseo por parte de nuestro hospital: el de cuidar a los cuidadores.

El entorno de la capilla es íntimo y silencioso, un oasis al margen del ritmo vertiginoso del hospital. La penumbra de este pequeño templo, invita a los asistentes a conectar con su propia interioridad. La voz de la persona que facilita la meditación -generalmente, uno de los miembros del Servicio de Atención Espiritual y Religiosa (SAER)- nos guía a tomar consciencia de nuestro estado mental y emocional. A través de la respiración y del anclaje en el cuerpo, nos insta a conectar con el momento presente. A veces, se lee un texto de sabiduría espiritual que invita a la reflexión. Otras veces, una imagen o una idea nos lleva a entrar en contacto con nuestro mundo interior. Esa parte de nosotros mismos que sabe y que pide ser escuchada, pero que a menudo, queda silenciada por el incesante diálogo de la mente.

Esta iniciativa, tan innovadora como necesaria, viene de la mano del SAER de nuestro hospital, que se inscribe dentro del modelo de atención integral propio de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios. La misión del SAER es atender a las necesidades espirituales de las personas atendidas y sus familias, con el objetivo de acompañar su sufrimiento, facilitando la construcción de sentido, y alentando la esperanza y la serenidad, en medio del caos de la enfermedad.

Sonidos del Silencio, un podcast para explorar la propia espiritualidad

El proyecto de hacer meditaciones diarias en el hospital se ha desarrollado como una vía alternativa de atender las necesidades espirituales y de autocuidado, tanto de las familias como de equipos profesionales sanitarios. La gran acogida que ha tenido este proyecto ha servido como indicador de una creciente necesidad colectiva: poder acceder a las meditaciones guiadas más allá de las paredes del hospital.  De ahí surge la idea de crear un podcast, de manera que se pueda acceder a las meditaciones en todo momento, desde la comodidad del propio hogar y, especialmente, como un recurso para aquellos momentos en que la soledad o el desasosiego nos embargan.  Por supuesto, también está pensado para la práctica diaria, que realmente es la mejor manera de extraer el máximo beneficio de la meditación.

El podcast se llama Sonidos del Silencio y se puede encontrar en Spotify, Apple Music e Ivoox. Ofrece métodos simples con contenidos variados y accesibles. Sonidos del Silencio busca facilitar recursos para autorregulación y el autoconocimiento, a la vez que nos insta a explorar nuestra propia espiritualidad. El podcast propone cuatro tipos de contenidos: Silencios Guiados (que son las meditaciones), Cápsulas de Vida (son textos breves que ayudan a la reflexión), Relatos y Cuentos (con aportan herramientas para la construcción de valores), y Textos de Sabiduría Espiritual (textos místicos de diversas espiritualidades). Estos contenidos se ofrecen en castellano, catalán e inglés.

Os invitamos a hacer uso de esta herramienta de trabajo personal, que pone al alcance de todos, la posibilidad de iniciarse o continuar con está practica que, sin lugar a dudas, es imprescindible en este momento de la historia que nos ha tocado vivir. Esperamos que sea de valor para todos.

Considero que he aprendido algo después de leer este contenido.
Este contenido no sustituye la labor de los equipos profesionales de la salud. Si piensas que necesitas ayuda, consulta con tu profesional de referencia.
Publicación: 16 de Marzo de 2023
Última modificación: 16 de Marzo de 2023
Beatriz Betancourt Fernández

Beatriz Betancourt Fernández

Agente del Servicio de Atención Espiritual y Religiosa (SAER)
Hospital Sant Joan de Déu Barcelona
Mario Gabriel Ciccorossi

Mario Gabriel Ciccorossi

Agente del Servicio de Atención Espiritual y Religiosa (SAER)
Hospital Sant Joan de Déu Barcelona