Familias con hijos e hijas con TEAF

Los TEAF: una realidad oculta

Explicar qué significa tener un trastorno del espectro alcohólico fetal (TEAF) no es tarea sencilla. La gran diversidad que hay en estas afectaciones tanto en el grado de síntomas físicos como psíquicos y de comportamiento hace que no haya un caso igual a otro, pero esta pequeña muestra nos traslada algunas de las vivencias y preocupaciones de las familias que han tenido que aprender a qué se enfrentaban con apenas información y medios.

España fue durante muchos años uno de los países acogedores de adopciones de niños y niñas procedentes de Rusia y Ucrania más importantes. Según el estudio Prevalença del trastorn de l’espectre alcohòlic fetal (TEAF) en infants adoptats procedents de Rússia i Ucrània a Catalunya, la mitad de los niños procedentes de estos países tienen algún grado de afectación de TEAF.

Este es el caso de Dària, Max y Kirill. Los tres con diferentes grados de afectación y que, junto a sus familias, luchan por salir adelante e integrarse en la sociedad al máximo de sus capacidades. Hemos conocido a los chicos y a sus familias, todas ellas valientes y luchadoras, para tener una visión general de lo que supone vivir con un TEAF, qué problemas han tenido por el camino y qué esperan del futuro.

Este testimonio es posible gracias a la Asociación de Familias Afectadas por el Síndrome Alcohólico Fetal (AFASAF). 

Este contenido no sustituye la labor de los equipos profesionales de la salud. Si piensas que necesitas ayuda, consulta con tu profesional de referencia.
Publicación: 16 de Noviembre de 2021
Última modificación: 11 de Mayo de 2022