Señales de alarma del TDAH

El diagnóstico de TDAH suele realizarse al iniciar la escolaridad, alrededor de los 6-7 años, sobre todo cuando aparecen los problemas de adaptación escolar. Una vez realizado el diagnóstico, es necesario instaurar el tratamiento, cuyo objetivo es mejorar la atención, la impulsividad y la hiperactividad y evitar las complicaciones asociadas al trastorno.

Las señales de alarma varían en función de la edad:

Edad preescolar

  • Son unos tornados cuando empiezan a andar.
  • Están siempre en movimiento y tiran constantemente cosas.
  • Tienen una curiosidad insaciable.
  • Son intrépidos, no ven ningún peligro.
  • Les cuesta aceptar las normas.
  • Sus juegos suelen ser más agresivos y sus demandas son frecuentes y ruidosas.
  • Interrumpen constantemente.
  • Presentan rabietas frecuentes e intensas. 

Edad escolar

  • Son frecuentes las notas en la agenda.
  • A menudo no acaban los deberes, que están poco organizados y con errores.
  • En clase hablan impulsivamente, respondiendo antes de acabar la pregunta.
  • Se muestran agresivos y tienen dificultades para aceptar las normas.
  • En casa tiene dificultades para realizar las tareas, aunque mejoran el rendimiento con supervisión.
  • En su relación con el grupo suelen ser mandones y dominantes.
  • No respetan los turnos del juego.
  • Son movidos y tienen propensión a accidentes.
  • En el informe escolar aparecen frases del tipo «se distrae con facilidad», «suele interrumpir la clase», etc.