Videojuegos

¿Se debe controlar la obsesión que a menudo tienen por los videojuegos?

La obsesión por los videojuegos de muchos niños, niñas y adolescentes con un trastorno del espectro del autismo (TEA) es una cuestión que preocupa a menudo a muchas familias. Aunque deben tener espacio para sus intereses, es importante ponerles límites horarios, pactados previamente y, sobre todo, diversificar sus actividades. Para ello, puede ser de utilidad tener una agenda que les ayude a gestionar el tiempo libre. Debemos destacar que una cara positiva de los videojuegos es que cuando juegan de manera colaborativa les ayuda a ensayar algunas habilidades sociales y a relacionarse.