Preguntas y respuestas

Trastorno de la conducta alimentaria

¿Qué son los trastornos de la conducta alimentaria?

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) constituyen un grupo de desórdenes mentales que se caracterizan por una conducta alterada frente a la ingesta alimentaria y pensamientos erróneos en relación a la dieta, el peso y la figura corporal. Estas cogniciones y conductas alteradas pueden conllevar graves problemas físicos y del funcionamiento psicológico y social de la persona. En su aparición intervienen factores genéticos, psicológicos y socioculturales.

Su tratamiento es largo y complejo, pero las personas afectadas se pueden curar en un porcentaje elevado si se detecta precozmente y se sigue un tratamiento especializado. 

COVID-19

¿Por qué ha habido más casos de anorexia y bulimia durante la pandemia?

En el incremento de casos de anorexia y bulimia durante la pandemia han influido varios factores como el cambio de las rutinas de la vida diaria en aspectos como la alimentación, el ejercicio físico y los horarios de sueño. A ello le sumamos el aislamiento social que ha supuesto la pandemia para el colectivo más joven. El contacto físico se sustituyó por un mayor uso de las redes sociales, un entorno en el que puede haber apología de algunas conductas de riesgo para los trastornos de la conducta alimentaria (TCA).

Prevención

¿Cómo puedo reducir el riesgo de que mi hijo o hija tenga un trastorno de la conducta alimentaria?

Hay algunos factores de protección en la familia ante estos trastornos, entre los cuales destacamos: potenciar la autoestima de nuestros hijos e hijas; favorecer una autoimagen corporal positiva; promover hábitos alimenticios positivos; realizar al menos una comida al día en familia; dar herramientas para desarrollar un sentido crítico ante la información; fomentar la comunicación en la familia; compartir actividades en tiempo libre; rechazar ideales estéticos; fomentar la autonomía y evitar la sobreprotección; y advertir sobre los contenidos nocivos de internet y las redes sociales. 

Cómo vivir con...

¿Cómo debe actuar la familia en el momento de las comidas?

Si la persona con anorexia y bulimia ya está en tratamiento y la familia tiene dudas sobre cómo actuar durante las comidas, debe preguntarle al equipo terapéutico qué debe hacer y qué no debe hacer.

Si, por el contrario, la persona todavía no está recibiendo ayuda, es importante tener en cuenta que el objetivo principal debe ser conseguir que se ponga en tratamiento en lugar de conseguir que coma.

Es fundamental entender que para que recupere un hábito alimentario normalizado debe hacer tratamiento, pues es un objetivo que la familia no puede conseguir. Por eso no vale la pena poner energía en conseguir que coma. Si nos centramos en ello lo más probable es que lo único que consigamos es que, además de desgastarnos, caigamos en enfrentamientos con la persona afectada. Por todo esto es importante empatizar con la persona, entender que está sufriendo e intentar conectar con él o ella desde el punto de vista emocional.

Tratamiento

¿Por qué hay recaídas durante el tratamiento de la anorexia y la bulimia?

Las recaídas forman parte del proceso de recuperación. Por este motivo es importante mantener la calma y no culpabilizarse. No hay que vivirlo como un fracaso sino como una oportunidad de aprendizaje que forma parte del proceso de recuperación. Es importante recordar que uno de los objetivos del tratamiento es la prevención de recaídas.

Tratamiento

¿Qué puedo hacer si la persona con trastorno de la conducta alimentaria no desea someterse a un tratamiento?

Si la persona afectada por un trastorno de la conducta alimentaria como la anorexia o la bulimia se niega a recibir ayuda, tenemos dos opciones:

  1. En caso de que sea mayor de edad y se encuentre en una situación de riesgo de muerte, se podrá llevar a cabo un ingreso involun­tario para salvarle la vida. Esta opción se deberá llevar a cabo siempre con el objetivo de evitar la muerte de la persona y como úl­tima alternativa tras haber intentado que ingrese voluntariamente.
  2. Si no existe riesgo de muerte, debemos hablar con ella para intentar ayudarla a tomar conciencia de la necesidad de recibir ayuda profesional. Deberemos procurar no presionarla, amenazarla, juzgarla o culpabilizarla. Ante la negativa a someterse a un tratamien­to suele esconderse la falta de conciencia de la enfermedad o de la gravedad unida al miedo de enfrentarse a un proceso de recupe­ración que puede percibirse como amenazante y complejo. Lo más útil es hablar con comprensión, afecto y serenidad.
Anorexia nerviosa

¿Cuáles son las primeras señales de alarma de la anorexia?

Las primeras señales de alarma que la familia o el entorno más cercano pueden detectar en relación a la anorexia nerviosa son:

  • La preocupación extrema por la figura, la dieta y el peso
  • Rituales extraños con la comida
  • Pérdida importante de peso en poco tiempo
  • Cambios de hábitos alimentarios
  • Pérdida de la menstruación
  • Practicar ejercicio físico excesivo
  • Interés obsesivo por la comida
  • Mostrar inquietud, cambios de humor, aislamiento o tristeza
  • Realizar comentarios despectivos sobre el propio cuerpo