Preguntas y respuestas

Trastorno de la conducta alimentaria

¿Hay personas que tienen más riesgo de tener un trastorno de la conducta alimentaria?

A pesar de que afecta a personas de los dos sexos y de todas las edades y condiciones, los trastornos de la conducta alimentaria son más frecuente en chicas adolescentes y adultas jóvenes. Hay características de personalidad comunes que pueden aumentar el riesgo de tener estos trastornos, como por ejemplo las dificultades para afrontar adecuadamente el estrés y las contrariedades. Las personas con anorexia nerviosa tienen niveles más elevados de perfeccionismo y autoexigencia, y las personas con bulimia nerviosa o trastorno por atracones tienen más tendencia a presentar impulsividad.

También se debe tener en cuenta que las personas que practican determinados deportes y profesiones en las que el peso, la alimentación y la disciplina son aspectos relevantes, como por ejemplo la danza, la natación sincronizada, deportes en los que se compite por categoría de peso, modelos, etc., tienen más riesgo de tener un trastorno de la conducta alimentaria.

Trastorno de la conducta alimentaria

¿Qué debo hacer si sospecho que un amigo o amiga tiene anorexia o bulimia?

Si sospechas que tu amiga o amigo puede tener anorexia o bulimia, lo primero que debes hacer es evitar enfadarte con ellos. Muestra comprensión y escucha a la persona para poder animarla a pedir ayuda profesional.

Esto es fundamental para que una persona se puede recuperar de un trastorno de la conducta alimentaria. Si a pesar de insistir en la necesidad de que reciba tratamiento la persona continúa negándose, lo mejor que puedes hacer es explicarle que deberás hablar con sus familiares, especialmente si la persona afectada es menor de edad, para que busquen ayuda profesional. Dando este paso es muy probable que la persona se moleste, pero más adelante lo entenderá y lo agradecerá sinceramente.

Trastorno de la conducta alimentaria

¿Las personas con anorexia o bulimia pueden hacer ejercicio físico?

La decisión de limitar o no el ejercicio físico en casos de anorexia o bulimia la debe tomar el equipo terapéutico. Es muy habitual que al inicio del tratamiento se limite, incluso totalmente, la práctica de ejercicio físico hasta que se recupere el peso y hasta que sea capaz de realizar actividad física sin que esté relacionada con el deseo enfermizo de quemar calorías. Es importante tener en cuenta que a medida que la persona vaya mejorando irá recuperando las actividades que realizaba anteriormente.

Tratamiento

¿Por qué hay recaídas durante el tratamiento de la anorexia y la bulimia?

Las recaídas forman parte del proceso de recuperación. Por este motivo es importante mantener la calma y no culpabilizarse. No hay que vivirlo como un fracaso sino como una oportunidad de aprendizaje que forma parte del proceso de recuperación. Es importante recordar que uno de los objetivos del tratamiento es la prevención de recaídas.

Trastorno de la conducta alimentaria

¿Los familiares tenemos la culpa?

Es muy frecuente que las familias se sientan culpables si un hijo o una hija desarrolla un trastorno de la conducta alimentaria y analicen «si no le hubiera dicho esto...», «si no lo hubiera presionado en aquello...». Ninguna de estas situaciones influye como causa única para desarrollar la enfermedad. Es muy importante superar este sentimiento de culpa para ser capaz de ayudar a la persona afectada como lo necesita.

Tratamiento

¿Qué puedo hacer si la persona con trastorno de la conducta alimentaria no desea someterse a un tratamiento?

Si la persona afectada por un trastorno de la conducta alimentaria como la anorexia o la bulimia se niega a recibir ayuda, tenemos dos opciones:

  1. En caso de que sea mayor de edad y se encuentre en una situación de riesgo de muerte, se podrá llevar a cabo un ingreso involun­tario para salvarle la vida. Esta opción se deberá llevar a cabo siempre con el objetivo de evitar la muerte de la persona y como úl­tima alternativa tras haber intentado que ingrese voluntariamente.
  2. Si no existe riesgo de muerte, debemos hablar con ella para intentar ayudarla a tomar conciencia de la necesidad de recibir ayuda profesional. Deberemos procurar no presionarla, amenazarla, juzgarla o culpabilizarla. Ante la negativa a someterse a un tratamien­to suele esconderse la falta de conciencia de la enfermedad o de la gravedad unida al miedo de enfrentarse a un proceso de recupe­ración que puede percibirse como amenazante y complejo. Lo más útil es hablar con comprensión, afecto y serenidad.
COVID-19

¿Por qué ha habido más casos de anorexia y bulimia durante la pandemia?

En el incremento de casos de anorexia y bulimia durante la pandemia han influido varios factores como el cambio de las rutinas de la vida diaria en aspectos como la alimentación, el ejercicio físico y los horarios de sueño. A ello le sumamos el aislamiento social que ha supuesto la pandemia para el colectivo más joven. El contacto físico se sustituyó por un mayor uso de las redes sociales, un entorno en el que puede haber apología de algunas conductas de riesgo para los trastornos de la conducta alimentaria (TCA).